TEORÍA

PRÁCTICA

Modos de actuación

No Construir = RESPETAR | Como una renuncia a la producción de elementos innecesarios poniendo en valor las preexistencias, los vacíos y el territorio, sea cual sea este. Para usar y disfrutar entornos y paisajes no se necesita realizar intervenciones irreversibles, especialmente las alejadas del lugar y sus características. La No Construcción es una muestra de respeto al lugar, que asume que los intereses sociales, culturales y ambientales deben ser prioritarios a la hora de validar futuras actuaciones arquitectónicas o paisajísticas.

Minimizar = LIMPIAR | Como una reducción de impacto de elementos, intervenciones o características que imponen su presencia y colapsan el espacio. Una operación cuyo fin es reducir huellas no justificables ni sostenibles, para facilitar la integración con el entorno. Minimizar es limpiar aquellos elementos que con su presencia distorsionan el territorio y la ciudad.

Reutilizar = RECUPERAR | Para priorizar intervenciones que apuesten por aprovechar y disfrutar lo existente, construido y consolidado, frente a actuaciones de nueva planta que consumen territorio, recursos y energía. Revitalizar y reutilizar estructuras y edificios en desuso como criterio de intervención. Recuperar frente a desestimar.

Desmantelar = REGENERAR | Como una opción pertinente y viable de intervención frente a construcciones que atentan contra territorios en particular y la humanidad de modo global. La finalidad es la máxima recuperación y mejora del entorno, para poder revertir situaciones erradas. Eliminar elementos, construcciones, edificios, intervenciones cuya presencia desvirtúa o degrada un lugar.

Estos son los cuatro modos de actuación que pueden combinarse o sumarse.