No se trata de construir las ciudades del futuro… sino futuro para nuestras ciudades

Tenemos la capacidad de transformar el entorno donde vivimos y por tanto el deber de construir un lugar donde las generaciones futuras puedan vivir de manera saludable, digna y segura.
En n´UNDO estamos demostrando que, frente a la construcción como vía tradicional para mejorar nuestro entorno, es posible construir más y mejor no haciendo, rehaciendo o deshaciendo, acciones que garantizan la sostenibilidad económica, social, cultural y ambiental.

Reducir, minimizar, eliminar, desmantelar, demoler…
Como respuesta eficaz ante lo que sobra.

Reutilizar, regenerar, revertir, recuperar, rehabilitar, revitalizar, reubicar, restituir…
Frente a la nueva contrucción, la puesta en valor de lo existente.

No, activo y propositivo.
Demostrando la sostenibilidad y la rentabilidad de no intervenir.

Desde 2011, n’UNDO propone una manera de (des)hacer Arquitectura, en el territorio y la ciudad desde el NO Hacer, el DesHacer y el ReHacer. No se trata de menos es más, sino de nada es más, y de la eliminación del exceso para construir futuro y conseguir una buena vida para las personas. Se trata de valorar la preexistencia, por encima de la nuevo; de limpiar y recuperar para mejorar paisaje, territorio y ciudad desde la creación y conservación de sus vacíos y silencios, trabajando con el tiempo y la incertidumbre. Actuar mediante un NO propositivo, que no construye lo innecesario; que reutiliza para poner en valor el Patrimonio; que reduce lo que sobra para hacer reales accesibilidad universal y sostenibilidad, y que desmantela para recuperar territorio, identidad y espacio comunitario.

MANIFIESTO

Es posible construir más y mejor desde la reducción, la contención y la declinación razonada. La resta y la renuncia son alternativas de intervención pertinentes y necesarias:

1 El fin de la Arquitectura es mejorar la vida de las personas y poner en valor el territorio con su presencia.

2 Frente a la súper-producción, la sobreexplotación y el deterioro territorial, se proponen como modos de actuación: la no construcción, la reutilización, la minimización y el desmantelamiento.

3 La Arquitectura, el Urbanismo y la Ordenación Territorial no implican únicamente construcción y producción, también reparación, cuidado, limpieza y recuperación.

4 Todos los territorios son paisaje, incluidos los ordinarios y habituales, y han de ser valorados y respetados pues son fundamentales para el desarrollo de la vida de las personas.

5 Toda intervención edificatoria, urbana y territorial ha de ser meditada, argumentada, debatida y consensuada bajo criterios sociales, medioambientales, urbanísticos, económicos, culturales y éticos.

6 La denuncia y crítica de las actuaciones perniciosas en el territorio y la ciudad es necesaria para promover el conocimiento, el debate y la (re)acción.

7 La Arquitectura y la ciudad no son bienes de consumo.

8 Muchas de las (no) arquitecturas que contaminan territorio y ciudades son reversibles, reducibles, reutilizables o eliminables; acciones que deben desarrollarse desde la disciplina arquitectónica y territorial.

9 La permanencia e inmutabilidad de la Arquitectura, y el impacto de las intervenciones son cuestionables en momentos en los que el devenir de la sociedad impone flexibilidad y continuo cambio.

10 El espacio común y el entorno medioambiental son prioritarios frente al espacio y disfrute privado.

11 La Arquitectura no puede utilizarse como herramienta para atentar contra los derechos humanos ni para suplir la educación, los valores cívicos y el sentido común.

n´UNDO 11.11.2011

La base teórica de n´UNDO se recoge en:

Desde la resta|From subtraction

Inscripción webinario